El papel del control interno dentro de las empresas

Seguro que a todos les resulta familiar la famosa historia de las albóndigas de una gran cadena de distribución de productos para el hogar.

Hace alrededor de tres años una importante cadena de muebles tuvo que retirar la mayoría de las meatballs que se servían en sus restaurantes tras descubrirse que estaban hechas de carne de caballo, y no de vacuno como se había informado a sus clientes a través del etiquetado y distribución de los alimentos.

Este hallazgo causó un impacto para la compañía tanto a nivel económico como reputacional. Y es que la noticia y su continua difusión en los medios de comunicación ocasionaron tal revuelo que gran cantidad de clientes dejaron de ser fieles al restaurante de la marca, produciéndose en consecuencia una bajada pronunciable del consumo y la demanda de sus productos de restauración. Algunos medios de información asumían incluso que comer carne de caballo implicaba un “riesgo para la salud”, lo que posteriormente se confirmó que era falso.

Ante un evento como el sucedido, las compañías deben comprender que un fallo de control interno aunado al impacto de los medios de comunicación puede causar serios daños a la reputación e imagen de la marca.

Este ejemplo, como otros que vemos a diario, sirve para ilustrar la importancia que tiene para cualquier compañía contar con un modelo de Control Interno adecuado y hecho a la medida. El Instituto de Auditores Internos determina tres líneas de defensa para las compañías con el objetivo de mitigar a la máxima expresión el riesgo de que ocurra algún evento no deseado en la compañía y que tenga como consecuencia impactos negativos a corto, medio y largo plazo.

Una visión a alto nivel de las tres líneas de defensa se describe a continuación:

  • Primera línea de defensa: gestión operativa y control interno de la compañía.
  • Segunda línea de defensa: gestión, seguimiento e identificación de riesgos mediante el diseño del marco de cumplimiento. Aquí se incluyen el control financiero, seguridad, gestión de riesgos, calidad, inspección y cumplimiento normativo.
  • Tercera línea de defensa: auditoría interna. Consejo de administración.

Hasta ahora, son muchas las compañías afectadas por situaciones similares, e incluso empresas de alimentación que se han visto involucradas en incidentes parecidos que han causado importantes daños reputaciones a las empresas, grandes costes asociados a retiradas de productos y por consecuencia, impactos significativos en la cuenta de resultado.

Es fundamental que las organizaciones asuman modelos de control y gestión similares a las tres líneas de defensa. En la medida que las empresas crecen y se desarrollan deberán adoptar modelos de control interno cada vez más complejos y robustos que aporten seguridad razonable de cara a los riesgos a los que se enfrentan día a día.

En Marsh organizamos desayunos informativos sobre este tema y otras materias relacionadas. Si estás interesado en asistir a nuestros próximos eventos, déjanos tu contacto

No te pierdas ninguno de nuestros contenidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*