La importancia de proteger la biodiversidad

El próximo 22 de mayo se celebra el día Internacional de la Diversidad Biológica, por este motivo cabe abordar un tema de gran relevancia: El terrible impacto que pueden causar las empresas en el medioambiente y, por consiguiente, en los seres vivos.

La diversidad biológica, o biodiversidad, se refiere a la variedad de especies que habitan en la Tierra, como resultado de la evolución de miles de millones de años, y en cuyo desarrollo el ser humano tiene un papel fundamental.

Las actividades del ser humano son una de las principales causas de la creciente extinción animal, en gran medida, por la contaminación y desastres ocasionados al medioambiente.

Con el fin de concienciar a las instituciones y poner medidas de prevención que regulen este tipo de siniestros, a lo largo de los años se han establecido en España diferentes normativas.

El desarrollo de la Ley Medioambiental sigue esta cronología:

  • Inicialmente, la Directiva 2004/35/CE del Parlamento Europeo y del Consejo sobre responsabilidad medioambiental pretendía que los operadores respondieran a los daños causados a recursos naturales (suelo, agua, especies silvestres y hábitats protegidos, riberas del mar y ríos).
  • Su transposición al orden jurídico español mediante la Ley de Responsabilidad medioambiental 26/2007 determinó que los implicados en estos daños debían pagar y reparar los mismos por completo, solventando incluso la eliminación de especies, mediante el traslado de estas desde otros lugares, o la compensación económica.
  • Lo más reciente de esta normativa se establece por el Real Decreto de 2015, por el que existen 3 tipos de operaciones con responsabilidades que se exigirán de forma objetiva:
  1. Los sujetos a la IPPC (Directiva de Prevención y Control Integrado de la Contaminación).
  2. Sujetas a normativa SEVESO (normativa europea de accidentes graves).
  3. Gestión de residuos extractivos (minas).
  • Además, ante la incertidumbre del gobierno político, todavía está pendiente de aprobarse la inminente obligatoriedad de contratación de seguros de Responsabilidad Medioambiental: Aval, reserva técnica y póliza de seguros multi-riesgo.

Sobre esto último, las organizaciones que realizan vertidos o que operan con materiales químicos o contaminantes tienen muchos riesgos, pues pueden causar grandes siniestros en la naturaleza, cuyos costes de reparación son desorbitados, y en muchos casos los deterioros irreparables e irremplazables.

Entre los sectores que generan mayor daño al medio ambiente se encuentran, en primer lugar el petroquímico, la gestión de residuos, la minería, y después el energético, la explotación forestal y la químico-farmacéutica.

Como se observa, con el tiempo, se han incrementado las medidas de seguridad para proteger el medioambiente, debido a factores como la desaparición de especies y el cambio climático, que es además uno de los mayores Riesgos Globales del 2016.

Por ello, cuidar la biodiversidad es una tarea imprescindible que requiere una rigurosa gestión del riesgo para proporcionar la mayor seguridad a la naturaleza, y facilitar esta tarea a las empresas.

 

En Marsh organizamos desayunos informativos sobre este tema y otras materias relacionadas. Si estás interesado en asistir a nuestros próximos eventos, déjanos tu contacto

No te pierdas ninguno de nuestros contenidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*