Los recientes ataques terroristas acentúan la necesidad de crear estrategias de resiliencia más resistentes

Los tres ataques terroristas ocurridos en espacios públicos del Reino Unido en los últimos tres meses son una clara evidencia del aumento de la frecuencia de estos actos y de la gravedad de sus riesgos asociados. Aunque la impredictibilidad de estos eventos dificulta la preparación de las compañías, estas pueden seguir ciertos pasos para proteger a sus empleados, clientes y testigos, además de recuperar rápidamente sus operaciones de negocio habituales.

Planificación anticipada

Proteger a las personas y a los activos físicos o fijos ante un evento terrorista requiere una comprensión total de los riesgos e impactos, una preparación íntegra y un plan de resiliencia, así como de formación, realización de simulacros frecuentes, y una estrategia continua que te permita seguir estos pasos. Una planificación adecuada y la verificación de que la cobertura del seguro que tienes en vigor? es la más apropiada para el perfil de riesgo de tu compañía, puede ser vital para preparar mejor a tu compañía.

Estas son las medidas que debe seguir tu organización:

  • Revisar y actualizar el análisis del riesgo, así como el plan de respuesta de emergencia, la gestión de crisis, las comunicaciones y los planes de continuidad de negocio. Una estrategia de resiliencia más fuerte basada en buenas prácticas y lecciones aprendidas te permitirá actuar con mayor rapidez y eficiencia.
  • Proporcionar formación a los empleados y realizar simulacros con los principales interesados, incluyendo órganos policiales y primeros auxilios. Una comprensión completa de los roles y responsabilidades de cada uno de los involucrados, especialmente en espacios públicos en los hay que controlar multitudes, puede ayudarte a gestionar una crisis de manera más efectiva.

Lo primero son las Personas

En una crisis, la comunicación es crucial, pero podría ser obstaculizada por daños a las redes de comunicación u otros factores. El pánico de las personas en espacios públicos durante y después del ataque también puede suponer un riesgo.

En un ataque a una compañía o cerca de sus instalaciones, los trabajadores y el equipo de seguridad deben estar entrenados y preparados para trabajar conjuntamente con los órganos policiales y otros agentes de primeros auxilios con el fin de gestionar la seguridad pública, de los empleados y de los clientes. Por ejemplo, tus empleados deben estar preparados para evacuar o resguardarse y proporcionar primeros auxilios y otro apoyo inmediato a cualquier afectado por el incidente.

También debes mantener actualizada la información de contacto personal y de la situación del negocio para que puedas localizar rápidamente a tus empleados. Además debes estar preparado para proporcionar asistencia humanitaria a los empleados y clientes durante y después de un incidente.

Recuperación y continuidad de negocio

Tras abordar los temas relacionados con la seguridad e investigación, las empresas deberán cambiar su enfoque para mantener las operaciones. Así pues, deberás:

  • Continuar o reiniciar las funciones y los procesos críticos de tu negocio.
  • Asegurarte de que la tecnología funciona correctamente.
  • Permitir a los empleados trabajar a distancia si lo necesitan.
  • Implementar medidas de seguridad adicional.

Un acto terrorista puede ocurrir en cualquier lugar y en cualquier momento, y es uno de los mayores riesgos para muchas organizaciones. Ser proactivo y estar preparado puede ayudarte a proteger a tus empleados, bienes y operaciones ante una crisis.

En Marsh organizamos desayunos informativos sobre este tema y otras materias relacionadas. Si estás interesado en asistir a nuestros próximos eventos, déjanos tu contacto

No te pierdas ninguno de nuestros contenidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*