El Compliance Officer: La Pieza Del Rompecabezas De Su Empresa

Dentro del marco legal del Modelo de Prevención de Delitos Penales, aspecto del que ya hablamos en el post “Reforzar el Control Interno para prevenir delitos corporativos”, el Compliance Officer o Director de Cumplimiento Normativo se ha consolidado como una figura fundamental para que los elementos de dicho modelo se desarrollen de manera eficaz en cualquier tipo de negocio.

Ahora bien, ¿por qué es tan necesario contar con este cargo?

Desde la última reforma del Código Penal y su correspondiente artículo 31Bis, se establece que los delitos que se sucedan en una organización pueden ser redimidos si, gracias al Modelo de Prevención de Delitos Penales, se demuestra que son ajenos a la persona jurídica. Si las medidas que implanta dicho modelo no se llevan a cabo de forma eficiente, la responsabilidad podría recaer sobre los administradores y directivos y ocasionar grandes daños para la empresa.

El Compliance Officer es la persona encargada de dar vida y cumplimiento a este Modelo de Prevención, y para que esta función se lleve a cabo de manera correcta las organizaciones deben seleccionar conscientemente a la persona adecuada (ya sea interna o externa) que pueda llevar a cabo de manera eficaz y responsable las funciones que requiere dicho cargo.

Los requisitos de un Compliance Officer

Para seleccionar a su Compliance Officer de manera apropiada es necesario que considere cuáles son las características con las que este debe contar, pues al contrario de lo que se tiende a creer, las tareas que tiene que desempeñar no puede realizarlas cualquier persona o empleado, ya que no solo requieren unas habilidades particulares sino también una gran responsabilidad que puede derivar en un riesgo importante.

Los principales requerimientos son los siguientes:

  1. Conocimiento y experiencia: el Compliance Officer debe tener una formación adecuada en materia de jurisprudencia y control y auditoría interna, indispensables para el buen desarrollo y gestión del Modelo de Prevención de Delitos Penales.
  2. Independencia: capacidad laboral, no solo para cumplir sus objetivos y requisitos, sino para hacerlo con ética y eficacia.
  3. Partida presupuestaria: el contrato de un Compliance Officer debe modificarse de modo que tenga unas horas determinadas dedicadas a esta función. Necesita tiempo suficiente para desarrollar estas actividades de la mejor forma posible.

Una vez identificados los requisitos previos y teniendo en cuenta las  labores que deben desarrollarse, el siguiente paso, y probablemente el más difícil, es seleccionar a la persona adecuada para el puesto de Compliance Officer.

Esta será la persona encargada de proporcionar el buen desarrollo de la empresa y por ello la elección debe realizarse de manera concienciada y premeditada.

Un buen Compliance Officer es la pieza que completa el rompecabezas de la estabilidad corporativa de cualquier institución.

 

 

En Marsh organizamos desayunos informativos sobre este tema y otras materias relacionadas. Si estás interesado en asistir a nuestros próximos eventos, déjanos tu contacto

No te pierdas ninguno de nuestros contenidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*